EL PORQUÉ DE MIS PEINADOS

La música popular "independiente" vista por un aficionado. Hoy el problema es el exceso de información. Podemos conseguir de modo gratuito (e ilegal) cualquier tipo de música, además de los medios de comunicación generalistas hay medios especializados incluso en concretos estilos músicales, cada vez se edita más música... En fin, que la cuestión está en seleccionar y ahí es donde entro yo. Imaginad el tiempo y dinero que os vais a ahorrar.

5.11.08

Un clásico: el Fun House (1970) de THE STOOGES.

Hubo dos grupos que se mearon en las flores que los hippies se ponían en el pelo y en las playas en las que hacían surf los BEACH BOYS, uno fue la VELVET UNDERGROUND y otro THE STOOGES. Ni en New York ni en Detroit hace el mismo sol que en California o San Francisco. Ambas formaciones están entre las más influyentes en la historia de la música popular, tanto por su sonido como por su actitud. Por poner un ejemplo, es más que evidente que el hedonismo sucio y el nihilismo brutal de los chicos de “La Iguana” estaba en la mente de la mayoría de los grupos que en 1977 conformaron el movimiento punk. Todavía hoy las canciones simples, primitivas y sin sutilezas de los STOOGES dan miedo, todavía hoy nadie querría tener de vecino a IGGY POP, lo que pone en evidencia a todos esos “chicos malos” (PEREZA, EL CANTO DEL LOCO...) que en realidad son pura asepsia.
-
Aunque el álbum de debut de THE STOOGES contiene piezas maestras como “I Wanna Be Your Dog” o “No Fun”, entre los propios miembros del grupo hay consenso en que “Fun House” fue su disco más satisfactorio. El productor del disco, Don Gallucci, había visto al grupo en directo anteriormente y había comentado que eran ingrabables, que no había manera de meter lo que transmitían en una cinta (esto se ha convertido en un cliché, pero en este caso no lo es). La manera que encontró para conseguirlo es hacer del estudio de grabación un escenario, algo tan simple como arduo y peligroso. Las canciones fueron tomadas en el orden en que iban a ser publicadas a razón de una por día, repitiendo tomas con variaciones de letra y tempo hasta alcanzar la deseada (las hasta 20 tomas por canción han sido publicadas recientemente en cuatro CD´s)... Es cierto que consumieron todas las drogas del mundo, pero no quita para que el proceso creativo fuera realmente agotador.
-
Empezamos con ese “down on the street”, un caldito para ir preparando el estómago. Con “loose” la cosa se va desbocando, pero cuando ya se va de las manos es con “T.V. eye”: El grito desgarrador del principio da paso a un sonido de apisonadora que va mutando, creciendo, jugando con el tiempo. Después de sudar toca rozarse, frotarse... llega la sinuosa “Dirt”. La siguiente, “1970”, destaca por la percusión, una batería que soporta magníficamente la composición hasta la hecatombe final. Y por fin la joya del disco, “fun house”, con ese saxo que le ha dado el pasaporte hacía el Olimpo del rock y todos los miembros del grupo brillando para conseguir la quintaesencia. Terminamos con “L.A. blues”, experimentación con el ruido. Total 36 minutos y 42 segundos. ¿Poco?. Creo que no que no podríamos aguantar más tanta intensidad.
-
Mi copia es una edición especial muy cuidada con generoso libreto y un segundo cd con algunas tomas de estudio desechadas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal