EL PORQUÉ DE MIS PEINADOS

La música popular "independiente" vista por un aficionado. Hoy el problema es el exceso de información. Podemos conseguir de modo gratuito (e ilegal) cualquier tipo de música, además de los medios de comunicación generalistas hay medios especializados incluso en concretos estilos músicales, cada vez se edita más música... En fin, que la cuestión está en seleccionar y ahí es donde entro yo. Imaginad el tiempo y dinero que os vais a ahorrar.

1.7.09

FEVER RAY – Fever Ray

Supongo que la masificación de autores en le género de la música electrónica tiene que ver con lo relativamente fácil y barato que es producirla, grabarla y reproducirla, pero el caso es que la ensalada de nombres que puede salir de la boca thepsychedelicboy o de Elena Gómez es de tal magnitud que puede llegar a agobiar. Por otro lado, me resulta curiosa la dificultad que tienen todos esos artistas electrónicos en granjearse “fans” en el sentidos que los conocemos en el mundo tradicional de pop-rock. Efectivamente, los seguidores del género dan la sensación de poder estar escuchando una sesión o un mp3 cargado de temas sin preocuparse de qué es lo que está sonando, sin apego al artista o la obra. Me he adentrado modestamente en esa selva y creo que lo expuesto se debe a dos razones: La primera es que muy pocos tienen un lenguaje personal reconocible, un sello que les permita distinguirse del resto, de modo que difícilmente dejan huella en la memoria o crean una “marca” reconocible para los “consumidores”; y la segunda es que casi ninguno tiene el objetivo de conectar con sentimientos humanos, puede que quieran hacernos bailar, crear ambientes, relajarnos... pero no quieren o no saben llegar al corazón. Pues Karin Dreijer Andersson, el 50% de The Knife, se ha convertido en una de las escasas excepciones, si bien cabría preguntarse si FEVER RAY es música electrónica o pop interpretado con instrumentos electrónico-digitales.

Karin decide alejarse de las pistas del baile para ofrecer otra perspectiva del personal sonido inventado junto a su hermano Olof en THE KNIFE, una perspectiva que, sin caer en la abstracción, resulta ser más nebulosa e hipnótica. Efectivamente, en FEVER RAY la textura, la atmósfera (enrarecida) asume el papel protagonista, aunque siempre con un andamiaje pop que otorga cuerpo a las composiciones porque ella tiene un idea clara de lo que quiere contar y todo lo demás se encamina a ese objetivo. Ella quiere transmitirnos desasosiego, melancolía, tensión... “romanticismo”, dice ella, y todos los medios se ponen al servicio de ese fin. Por ejemplo, en “concrete walls” relentiza una composición que parece hecha para sonar más rápida, muy evidente en el caso de la voz, resultando una especie de trip-hop que genera en el oyente una sensación turbadora. Entre los medio en pos del citado fin incluyo su imagen, una imagen extraña (aquí puede recordarnos a BJORK, aunque en realidad la islandesa nos viene a la memoria por más cosas que por la imagen) y que juega a diluir el concepto de artista como individuo determinado o determinable. Como pruebas más evidentes de lo dicho están las caretas de THE KNIFE, la voz tratadas hasta el punto de confundir el género masculino y femenino, o los conciertos planteados como “performances” en lugar de escenarios en los que el autor presenta su obra ante el público.

Una electrónica de beats minimalistas adornados con una producción puntillista en la que predominan los desiertos de belleza helada (la enorme “dry and dusty”, “concrete walls”, “keep the streets empty for me”) con algún tema de bases más contundentes (“when i grow up”, de mis favoritas, “seven”, “nows the only time i know”) con alguna incursión a otros terrenos más floridos como es el caso de la excelente ‘Triangle Walks’ que me recuerda a cosas que hacía THE CURE y SIOUXIE & THE BANSHEES en la resaca del goticismo a mediados de los ochenta.

Puede que ya tengamos el disco de año.

3 comentarios:

  • A las 4:22 p. m. , Anonymous maxdelia ha dicho...

    Me pone los pelos de punta. A esto le llamo yo sacar partido a una voz (mas bien vozarrón) sin caer en virtuosismos baratos. La música por su puesto increible. Ganas también de que vuelvan The Knife! Hasta entonces Fever Ray!!!

     
  • A las 6:17 p. m. , Blogger el porqué de mis peinados ha dicho...

    Pelos de punta se me van a porner a mí mañana, que a lo mejor te voy a ver pinchar en Valladolid

     
  • A las 9:22 a. m. , Anonymous maxdelia ha dicho...

    Esa si que es buena. Nos vemos entonces esta noche.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal