EL PORQUÉ DE MIS PEINADOS

La música popular "independiente" vista por un aficionado. Hoy el problema es el exceso de información. Podemos conseguir de modo gratuito (e ilegal) cualquier tipo de música, además de los medios de comunicación generalistas hay medios especializados incluso en concretos estilos músicales, cada vez se edita más música... En fin, que la cuestión está en seleccionar y ahí es donde entro yo. Imaginad el tiempo y dinero que os vais a ahorrar.

27.1.06

Lista mejores discos nacionales del 2005 (y 3)

Cuando uno tiene un expediente como el de Mercromina y Beef está por encima de listas y discos puntuales. Ambos grupos ya forman parte de la reciente historia de la música independiente española. Sus discos “reguleros” se colocan por encima de la media, y sus dos últimos lanzamientos podían ser un ejemplo.

“Desde la montaña más alta del mundo” de Mercromina (7º en Rockdelux y 26º en Mondosonoro) parece más un disco de debut que el de despedida de un grupo consagrado debido a la más que palpables influencias. El mimetismo con el “Loveless” de My Bloody Valantine es tal que, aun siendo un disco disfrutable, termina por aburrir por la sensación de deja vu continuo que te trasmite. Su anterior disco era mejor, pero de influencias también claras (más contemporáneas, por cierto) así que tal vez Mercromina se haya retirado en un momento de falta de ideas.

Mi amigo Carlos me comentó que el último disco del Sr. Chinarro le sonaba a Los Planetas sin saber que se había grabado en el “Refugio Antiaéreo”. Pues por lo visto, el espíritu de J posee a todos los que graban en su estudio porque el último disco de Beef (8º en Rockdelux y 26º en Mondosonoro) también suena algo a Los Planetas. En cuanto a las letras, por primera vez en castellano, recuerdan a las de Antonio Luque. Como todos los discos de Beef, merece la pena tenerlo, aunque creo que es un disco fallido y pone de manifiesto cierto agotamiento creativo.

En ninguna de las listas está el último disco de Antonio Vega. Ignorado por la industria (ya ha sido convenientemente amortizado) y mal visto por la “independencia”, es un ejemplo de cómo en este país hay dos bandos musicales entre los que los artistas tienen inevitablemente que elegir. En “3.000 noches con Marga”, Antonio saca fuerzas de donde no las hay para hacer un trabajo intenso, honesto, creativo y variado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal