EL PORQUÉ DE MIS PEINADOS

La música popular "independiente" vista por un aficionado. Hoy el problema es el exceso de información. Podemos conseguir de modo gratuito (e ilegal) cualquier tipo de música, además de los medios de comunicación generalistas hay medios especializados incluso en concretos estilos músicales, cada vez se edita más música... En fin, que la cuestión está en seleccionar y ahí es donde entro yo. Imaginad el tiempo y dinero que os vais a ahorrar.

16.11.10

MARÍA RODÉS - ‘Una Forma De Hablar’

“Cantautora” y “folk” son dos palabras que me traen a la mente unos cuantos nombres del panorama musical de este país que no me gustan nada, así que difícil lo tenía María Rodés para que me interesara por ella. Pero resulta que esta barcelonesa viene de la mano del sello “Bcore” y de Ricky Falkner, miembro de Standstill que por lo visto ha sido algo más que productor de ‘Una Forma De Hablar’. Contrarrestados los prejuicios negativos con los positivos toca escuchar la música, que en realidad es lo que hay que hacer en lugar de tanto prejuicio. Pues resulta que ‘Una Forma De Hablar’, sin ser un discazo, no debería pasar desapercibido porque tiene su mérito, aunque es cierto que te llegará más o menos en función de lo cansado que estés del folk/pop de moda y de si logras conectar con las letras.

Con el libro de estilo de The New Raemon en la mano, MARÍA RODÉS habla de sentimientos buscando la complicidad del oyente y enfoca los “dramones” desde un punto de vista “autoparódico”, con un poco de sentido del humor que la aleja de lo que está contando para no pasarse de vueltas, lo que personalmente me parece más atractivo e inteligente que la literatura habitual del desamor. Esto lo consigue unas veces directamente con la ironía de sus letras y otras veces con unos toques juguetones de música que le quitan hierro a lo que está contando. Ahí están las canciones ‘Una Forma De Hablar’, “Invisible”, o “Rima con Canción” como mejores ejemplos de lo que acabo de decir. También es cierto que a veces se pone cruda como en “Desorden”, “De Cero a Cien” o “La nana del agua” (esta última con unas letras duras como una piedra).

Musicalmente parte desde la desnudez doméstica de corte clásico con toque femenino (“De Cero a Cien”, “La nana del agua”, “Lo que hay que oír”, “Escondite”...) que en ocasiones recuerda a la última Christina Rosenvinge, para acercarse a otros territorios más contemporáneos, los regidos por FEIST y sobre todo NATALIA LAFOURCADE, con su postproducción a nivel de texturas y capas de arreglos, trucos de voces, samples... Merece un pequeño hueco en nuestro reproductor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal