EL PORQUÉ DE MIS PEINADOS

La música popular "independiente" vista por un aficionado. Hoy el problema es el exceso de información. Podemos conseguir de modo gratuito (e ilegal) cualquier tipo de música, además de los medios de comunicación generalistas hay medios especializados incluso en concretos estilos músicales, cada vez se edita más música... En fin, que la cuestión está en seleccionar y ahí es donde entro yo. Imaginad el tiempo y dinero que os vais a ahorrar.

11.5.06

EL COLUMPIO ASESINO: De mi sangre a tus cuchillas


Es difícil que a estas alturas me sorprenda un grupo, y más si es español. Pero si además esa sorpresa viene de su directo, es que me encuentro ante una joya. Eso fue lo que pensé cuando conocí al Columpio Asesino en su actuación en el FIB lograda tras haber ganado el Proyecto Demo. Un grupo numeroso tocando música fuera de modas con instrumentos inusuales como la trompeta y la txalaparta (instrumento musical vasco que podría describirse como un xilófono a lo vasco). Las siguientes actuaciones que presencié en el Zorrock y en Sonorama me confirmaron que estaba ante un grupo con un discurso novedoso que tenía cosas que decir y ganas de decirlas. Se tomaron su tiempo antes de grabar su primer disco, tras consolidar su discurso en múltiples actuaciones y ganar varios concursos musicales.

Es realmente difícil encasillar el grupo en tal o cual estilo musical, pero creo que el más cercano sería el “krautrock”, si bien algo infectado por el punk-indie de los 90 (la presencia de Pixies en “La Perra del Hortelano” es incuestionable). Sus canciones más características y las que más me gustan son dinámicas y en un progresivo crescendo desquiciado. El gusto por los “ruiditos” electrónicos, el hecho de que las canciones sean mayoritariamente instumentales y las pocas cantadas lo sean por una voz distorsionada recuerdan indudablemente a NEU! por ejemplo. Con tales señas vienen marcadas en este segundo disco “Edad Legal”, “El Regreso del Evangelista”, “Sintetizadores sobre motos y guitarras” y “Floto”.

Junto a la anterior característica general, no falta en los discos del grupo vasco alguna canción directa y simple más cercana a la típica canción rock (“Lucas” y “Pacífico”) o algún calmado viaje lisérgico de spacerock “Gaviotas perdidas en el centro del mar” “La Zorra” “No llores más” “la caja de música”.

Personalmente creo que su primer disco es más redondo que este y que al Columpio Asesino le cuesta enlatar lo que son capaces de hacer en directo, pero desde ya uno de los mejores discos del año.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal